COLUMNA TEATRO: CREACIÓN TEATRAL

Por : Arlette Ibarra.      Ilustración : Casco

Hoy  como siempre, construimos el camino del arte teatral. Hemos ido creciendo en cantidad de compañías, festivales y oferta creativa, pero al mismo tiempo hemos ido decayendo en difusión, espacios y cartelera permanente. Quizás esto sea simplemente la proyección de nuestro devenir humano en el cotidiano de los días. Quién soluciona los temas basales de su vida, quién toma el toro por las astas y clava una estocada en esa fiera interior, que no resuelve, sino que simplemente sigue la rutina de los días, “bendecida” por alguna serie de tv o adicción (sin dicción), un momento de emoción intensa, para continuar la futilidad de los días.

Sí, lo mismo nos pasa con este sumo  acto creador que es el Teatro. No hemos logrado resolver temas basales, que permitirían ese “ambiente teatral” tan anhelado, que necesita fuertes actos de desesperezamiento. Nos come el día a día, mantener el lugar de ensayos o conseguir uno, realizar una función vendida en un lugar sin condiciones, armar y desmontar, o realizar temporadas con un público exiguo que después del cautivo no acrecienta; encontrarnos ante la nula presencia de medios de difusión y crítica especializada en las funciones o procesos creativos, generalmente con artistas de calidad invitados a dirigir o diseñar, que desde su mirada son un aporte a la reflexión sobre el acontecer de la ciudad; la mínima presencia de academia (educadores de básica, media y universitaria) gente demasiado cansada para seguir aprendiendo sobre el mundo y darle una mirada más amplia a sus alumnos; mínima presencia  del mundo político, comercial  e industrial, gente demasiado ocupada para gastar su dinero devolviendo a su comunidad y que no entienden que su status debe estar ligado a  servirla.

Dicen que el arte no sirve para nada, por ende el mundo puede seguir sus pasos sin Teatro.  Sin embargo, en la decadencia del todo, está  la trascendencia  de la nada, o al revés. La nada como vacío, la nada como completitud de lo  existente, la nada como daga luminosa que acrecienta la rebelión del misterio del  cual estamos construidos. Y claro desde ahí seguimos, sino no se entiende tanta tozudez. 

Un cuerpo, un foco, un espacio y por supuesto un texto que se vuelve emoción es un ritual provocador y mágico. Porque somos lo más humano del quehacer humano, somos tu espejo, tus anhelos, los miedos más morbosos, tu alma más guardada. Hemos venido a decir lo que nadie se atreve, a tocar donde tú siempre deseaste, a matar a quienes ya te cansaron. Y aunque sea  ficción, movemos la energía, tocamos la esencia, esa que se nos olvida en el cotidiano de los días.

Y así siguen los días, intentando profundizar en cómo generar esos cambios, como dejar de buscar los momentos de emociones  vacuas y de fantasía barata y sumergirnos en la conciencia y acción de que todo es posible. Ya tenemos una Escuela de formación de nuevas generaciones, que tienen la pasión de los fundadores, que creen que nada es imposible, que vienen a crear  la historia, a remover las estructuras, a inspirarse con el paisaje, a profundizar en el mar, a dar respuestas y crear incógnitas sobre el acontecer humano en el Desierto + Árido del Mundo. Esos actores y actrices hablarán con su cuerpo, bajo un foco, en un espacio,  a través de un texto que se transformará en  emoción, sobre tus propios sueños que al igual que los de  nosotros están guardados, para que pronto tomen cuerpo.

Así, parir el deseo de que el Arte si es necesario en el vacío del cual todos estamos repletos, porque ahí está la profundidad, ahí está el abismo que nos permite salir del yo, entender por qué estamos vivos, y por qué debemos crear.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más artículos
GORILLAZ «The Fall» 2011