LUNA LEE: GIRL POWER

Por : Gissella Cárdenas

LUNA DIAZ SEGOVIA más conocida como Luna Lee. Es una de las ilustradoras más importantes a nivel nacional, ha desarrollado su carrera trabajando en distintos proyectos con grandes marcas e instituciones, y participado de exposiciones, pintura en vivo, charlas y talleres en diversos festivales en Chile, Brasil y Perú. Además es la fundadora de Santiago Ilustrado festival, que nació como el sueño de crear una reunión anual de ilustradores y creativos que compartieran durante dos días de actividades educativas y expositivas.

 

¿Cómo nace la inquietud de decir quiero ser ilustradora y quiero vivir de esto?        

Siempre dibujé, desde niña siempre fue algo que tuve muy presente, tampoco recuerdo haber tomado la decisión de querer ser dibujante, es algo que se dio.  Lo que sí recuerdo es haber tomado la decisión de estudiar ilustración como carrera, ahí me di cuenta que no era diseño ni tampoco era arte, nunca pensé en dedicarme a otra cosa, dibujar fue lo que me movía. Nunca termine la carrera porque sentí que me estaban cagando, así decidí ser autodidacta y que mi portafolio fuese como mi título y mi currículum.

 

¿Cómo sientes que ha ido evolucionando tu trabajo durante estos años?

Bueno, viendo el estilo que tenía antes cuándo estaba estudiando eran de una onda más sombría. Siento que he evolucionado mucho sobre el color, también sobre complementar la ilustración con más elementos, fondos y ese tipo de cosas, por ejemplo en los graffitis tratar de poner algún tema o mensaje social, cultural. También en la versatilidades de tratar de dibujar más cosas, no solo en mi trabajo persona sino que como ilustradora en general, para distintas plataformas y distintas marcas y clientes. Igual uno es súper exigente y se cuestiona que no ha evolucionado nada y te exiges duro con tu propio trabajo.

 

Me puedes contar sobre tu trabajo como grafitera ¿en qué crees que se diferencia la ilustración tradicional y esta rama del Street art?

Yo cuento que bien distinto en todas las formas, en materiales, en tamaño en tiempo de ejecución, para mí son dos cosas diferentes, si bien es cierto las dos comparten  el hecho de ser una gráfica figurativa, en mi caso, creo que son súper diferentes, de partida cambia el hecho de que una  se realiza de manera tranquila en tu taller en una mesa con toda la calma del mundo y en el otro tienes todos los factores externos, un muro que sea un formato mucho más grande, el clima, el entorno etc. En ese aspecto creo que es muy difícil y muy diferente. Para mí requiere más esfuerzo físico más preparación en ese aspecto como de saber qué te vas a enfrentar, a invertir mucho más tiempo. Siempre me preguntan cuál de los dos elegirías, y la verdad que ninguno los dos, hago las dos cosas porque me gustan que sean diferentes, por lo que en realidad no es como que pudiera un por sobre la otra.

¿Cuál consideras que es el gran tema de tu trabajo y por qué?

El tema en sí, es siempre la mujer, pero últimamente tiene que ver más con la mujer y la naturaleza, como una imagen de mujer culta, fuerte, segura de sí misma, ese tipo de cosas. Y siento que es importante también mostrarla así como ni tan princesa pero ni tan sexy tampoco. Otro de los temas que trabajo son los niños, la lectura – me gusta meter el libro como mensaje subliminal-  me di cuenta que muchos niños disfrutan mucho de mi trabajo, y siempre le llama la atención a un público infanto-Juvenil y he tratado de hacerlo como tema principal este último tiempo.

 

¿Cómo nace Santiago Ilustrado festival?

El SIF nace el 2014, realmente empezó porque iba a ser el primer aniversario de la muerte de mi papá y en realidad quería que fuera una fecha en que se hiciera algo positivo más que estar llorando y triste. Entonces se me ocurrió hacer otra cosa para esa fecha,  así que comencé a organizar la feria, hasta que un día me llegó un mail de unos ilustradores de Chiloé que querían participar y querían exponer pero la feria iba a ser en el centro Arte Alameda, para mí fue como me encantaría pero no hay espacio. Días después como por casualidad, fui a mostrarle la galería Lira a una amiga porque el techo está pintado por estoik. una vez ahí conocimos al dueño y  yo le conté sobre Santiago ilustrado Festival y la exposición que no sería por el espacio y me dice, pero hagamos la exposición acá y todos felices.  Ahí comenzó a verse como un festival a verse más grande y a crecer por sí solo porque en realidad mis expectativas siempre fueron algo mucho más pequeño.

¿Cómo crees que ha crecido el evento desde el 2014 hasta este año?

El primer año de Santiago ilustrado iba a ser una feria, y sentí la necesidad de ampliarlo porque me dio mucha lata que la gente de regiones no pudieran participar. Al final armé una convocatoria internacional y ahora postulan personas de todas partes del mundo y todos los años es así, es algo que siempre se me va de las manos pero de una súper buena manera. Hasta el año pasado yo no tuve equipo, era la que desarrollaba la web hasta la que conseguía las lucas para pagarle a la gente, armaba las convocatorias, buscaba a los invitados etc. recibía una que otra ayuda de amigos, de mi mamá y mis tías que siempre estaban ahí acarreándome con cosas para todas partes. Este año cuento con un equipo, invite al FAYA, con el que antes organizábamos Drawing On The Rocks un evento previo al SIF, donde nos juntamos a dibujar mientras compartimos una chelita y el me presento a Sebastián Búfalo, y estamos súper contentos trabajando en este nuevo equipo, ha sido una experiencia cuatica,  porque me veo hablando con marcas grandes y siento el cómo confían en mí, la gente de Estación Mapocho que nos han apoyado un monton y el patrocinio ha sido muy grande y nos ven como lo que somos, emprendedores, porque al final estamos apostando a que esto crezca y que sea un aporte a la industria creativa y cultura chilena eso es lo más importante de todo. 

Y queremos seguir creciendo que se generen conversaciones desde los profesionales con los aficionados, que nos demos cuenta que podemos hacer cosas, que comencemos a organizarnos, a validarnos como profesionales y que la gente se dé cuenta de lo importante de nuestro aporte a la sociedad. Nosotros queremos que se hable de esto, de cómo debe ser valorado, cómo debe ser de bien pagado que no estamos haciendo monitos, que nos sacamos la cresta, eso es Santiago Ilustrado, ha sido lindo ver cómo creció y ver cómo ahora todo el mundo está apostando porque ven el proyecto como un diamante en bruto y tiene fe a que será increíble…  Imagina que se viene para el 2020. 

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más artículos
COLUMNA LITERATURA: SUMISIÓN Y CONSUNCIÓN EN LA NARRATIVA DE HOUELLEBECQ